Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on 22 / 4 / 2014 in Blog, Preparaciones | 15 comments

Pollo a la miel

Pollo a la miel

En la anterior entrada, Pollo asado como nunca lo has probado, dábamos las pautas para convertir un pollo asado seco en un asado jugoso a más no poder. Hoy viene la segunda parte de la entrada que no es ni más ni menos que la receta. Hay muchas maneras de hacer un pollo asado pero prometo que es difícil encontrar una como esta. Es una receta que no falla nunca y hará que te chupes los dedos desde el minuto uno. No esperes guardar las sobras porque simplemente no sobrará nada.

Ingredientes:

  • 1 pollo entero
  • una cucharada de Cúrcuma
  • una cucharada de canela en polvo
  • mantequilla sin sal
  • miel
  • sal y pimienta

Método tradicional:

Precalentamos el horno a 190ºC y, mientras, frotamos el pollo con la canela, la cúrcuma y la mantequilla hasta que quede totalmente embadurnado.

Pollo antes del horno

 Lo metemos en el horno 20 minutos por cada 500 gr. más 20 minutos extra. Cuando falte una media hora para el final, lo sacamos del horno, lo untamos de miel generosamente y lo volvemos a meter.

El acompañamiento se puede ir haciendo desde el momento en que metemos el pollo en el horno por primera vez. Es una forma de hacer las patatas que queda realmente de miedo. Pelamos las patatas y las cortamos en cubos irregulares de unos 3 cm de lado. Las hervimos durante unos 5 minutos y las escurrimos. En el mismo escurridor las movemos para que se deformen por los bordes. Las volcamos en una bandeja de horno y les echamos sal, un poco de aceite y, si queremos, algunas hierbas como romero, tomillo, etc. El hecho de destrozarlas un poquito hará que esos bordes queden dorados y crujientes . Las metemos en el horno durante la última media hora en que se esté haciendo el pollo.

Pollo a la miel sacado del horno

Una vez que termine de asarse el pollo, lo sacamos del horno y lo dejamos reposar. Podemos aprovechar para desglasar la fuente donde se haya cocinado el pollo con un poco de brandy o vino tinto. Para ello, rociamos con vino la bandeja, la metemos a fuego fuerte en el horno y rascamos el fondo para que se mezclen todos los jugos que hayan quedado pegados en el fondo de la bandeja. Antes de hacer esto, si vemos que ha quedado demasiado aceite lo quitamos antes de desglasar.

Pollo a la miel con patatas

Esta receta se puede hacer tanto con un pollo entero como con las partes cambiando para estas el tiempo de cocinado. En una próxima entrada daremos otra versión de la receta siguiendo los pasos del asado a baja temperatura de Heston Blumenthal que vimos en la anterior entrada. Pero eso no será antes de que yo le coja el tranquillo a la técnica…

Aviso: lo malo de este plato es que cuando lo tengamos delante no sabremos si meterle mano primero al pollo o a las patatas.

15 Comments

  1. Doy fe de lo exquisito que esta, ya que he tenido la suerte de probarlo, aunque hace tanto que no me acuerdo bien del sabor. Me vendría bien recordarlo… Aunque mi horno esta averiado, si alguien me invitara….

    • Te pondré en lista de espera…Estoy dando números pa más de un año…

  2. Menos mal que al final has metido lo del brandy o el vino, porque se veía «mu raro»
    Prometo hacerlo, tiene una pinta genial, aunque me recuerda un episodio de Mister Been con el pollo de navidad en la cabeza…
    Un abrazo, ya te comentaré.

    • Ay, si es que el pirriaque lo arregla todo amigo Nicolás.

  3. Tengo un par de dudas. ¿Embadurnas el pollo sólo por fuera? y ¿Las patatas se echan en el agua ya hervida y entonces cuento los cinco minutos? ¡Ah! y cuando hablas de cucharadas son de las grandes, imagino. Este fin de semana cae. Ahora me toca buscar Cúrcuma que no he utilizado nunca, (ni se que aspecto tiene siquiera)
    Gracias.

    • Lo embadurnas por fuera y si te sobra embadurnamiento lo aplicas por dentro también, que el pollo, a estas alturas, no se va a enterar. En la receta original, las cucharadas son de 5 ml. Tú le echas la misma cantidad de cúrcuma que de canela y punto en tanto en cuanto te dé para el bronceado. En cuanto a la cúrcuma, la venden en la Plaza y, tachánnnn, en el Mercadona. Te darás cuenta de que cuando la cúrcuma entra por la puerta el colorante alimentario salta por la ventana. Si tienes en tu cocina cúrcuma y azafrán, nunca más querrás color sin sabor.

      • Acabo de comerlo. Está buenísimo. Yo, además he pasado por la sartén unos tomates troceados, con un poco de aceite para que perdiera agua y luego los uní al pollo al mismo tiempo que las patatas. Le puse romero y tomillo fresco. Usé brandy pero la próxima vez pruebo con un vino oloroso seco.
        Graciasssssssssss.

  4. Me ha gustado la receta. Está claro que la técnica de cocinado es muy importante aquí.

    • Pues sí Charo, sale riquísimo. En un principio no le prestaba demasiada atención a las temperaturas y los tiempos de esta y otras recetas pero últimamente lo estoy haciendo y se nota la diferencia. Muchas gracias por tu comentario de nuevo.

  5. Monstruoso, Iñigo, esto promete. Voy a salir empollado en las artes del pollo

    • Pues nada Tuni, a empollar!!!

  6. Que pinta!!! Eso hay que probarlo.

    • Ro, esta receta es de cuando vivíamos por esos lares…

  7. Eso tiene que estar de muerte….
    Este find que viene lo hago…
    Gracias

    • Muchas gracias a ti Ana. Seguro que te encanta.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: