Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on 11 / 6 / 2013 in Blog, Cine | 1 comment

La matanza de Texas y anticuchos de corazón de res

Tanto si le gusta el cine gore como si no, tiene que ver, al menos una vez en la vida, La matanza de Texas. La película, rodada en 1974 por Tobe Hooper, no deja indiferente a nadie y, por supuesto, no es apta para estómagos débiles. Esta historia de desquiciados granjeros caníbales, que comienza como una idílica aventura entre amigos, tuvo un notable éxito que derivó en varias secuelas, aunque el realismo de las escenas de carnicería humana también provocó que fuera prohibida en varios países. No dude en que al verla vivirá una experiencia inolvidable y que nunca jamás volverá a estar tranquilo cuando escuche el sonido de una sierra mecánica, o la rotaflex de su vecino.
Para pasar una velada inolvidable viendo esta película, nada mejor que acompañarla con un plato de vísceras. Eso sí, muy bien adobadas: los anticuchos de corazón de res, que no son otra cosa que brochetas de corazón de vaca marinadas en cerveza negra, vinagre y varias especias. La receta peruana le aporta al corazón matices insospechados. Crujientes por fuera y al punto por dentro, este músculo jugoso y picante nos enseñará hasta qué punto se puede gozar con la casquería. La de la película y la del plato.
Una única recomendación: tenga mucho cuidado y elija bien a sus invitados. Los efectos del picante y de la tensión que se vive mientras se ve la película pueden tener consecuencias insospechadas.

1 Comment

  1. No se porque me imagino que la bebida que lo acompaña no es precisamente vino, aunque sea también rojo. ¡Buen provecho!

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: