Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on 24 / 4 / 2018 in Blog, Preparaciones | 7 comments

El menudo es un curri

El menudo es un curri

 

Curri: condimento originario de la India compuesto por una mezcla de polvo de diversas especias (definición RAE)Aunque curri define a la mezcla de especias, se usa realmente la palabra curri para referirse a un plato hecho con dicha mezcla, ya sea de marisco, verduras, carne, legumbres o una mezcla de ellos.

De nuestra vida en Gran Bretaña nos trajimos, entre otras cosas, el gusto por los curris. Hace unos años vino a vernos nuestro amigo Richard, inglés de madre india, gran amante de la comida y autor de esta entrada sobre el curri en Gran Bretaña. Nos propuso hacer aquí un curri y a la plaza – el mercado – que nos fuimos a buscar los ingredientes, entre ellos las especias. Después de un rato mirando unas y otras, llegó a la conclusión de que lo que más se acercaba a la mezcla usual para un curri , el llamado Masala, era la mezcla de especias para el menudo. Efectivamente, nos comimos un curri de carne de quitarse el sombrero.

Años más tarde, cuando empecé a hacer menudo, me fijé en las especias que vienen en esa mezcla, que suelo comprar en grano o frescas: semillas de comino, clavo, cilantro, chiles secos, jenjibre y pimienta negra, así como pimentón tanto dulce como picante, según gustos. Esa es precisamente la base para la mayoría de los curris indios, aparte de la canela y alguna que otra especia más.

En mi casa, los platos de cuchara se han hecho de toda la vida “en crudo”: se añaden los ingredientes, puede que no todos a la vez dependiendo de los tiempos de cocción, pero sí sin hacer un sofrito previo. Yo he pasado a hacer el menudo y en general los platos de cuchara con un sofrito previo, como los curris. Comienzo dándole calor a las especias molidas – si se muelen en el momento mejor que mejor-, bien con un poco de aceite o manteca colorá, bien directamente en seco. Solo hasta que empiezan a humear y lo llenen todo de su aroma. Justo en ese instante, para que no se quemen, les añado  cebolla y ajo y espero a que cojan color pero sin dorarse. Por último añado un poco de tomate triturado para frenar la quemazón y dejo que todo se integre. Esto ya serviría de base para casi cualquier curri. Añadimos los avíos del menudo y dejamos que se cueza hasta que garbanzos y callos estén en su punto.

Del gusto final del menudo se pueden decir mil cosas, tantas como colores. Lo que yo busco al paladearlo es que me pique un poco y se me queden los labios pegados. Esto último lo darán las manitas de cerdo y el haberlo hecho el día anterior. Si ya encima se ha cocinado con fuego de leña durante varias horas se te llega a olvidar hasta el camino de vuelta a casa.

 

Olla de menudo

 

7 Comments

  1. Muy interesante. Habrá que echarle canela la próxima vez al menudo, para completar la faena.
    Enhorabuena por el blog. Me lo apunto

  2. Muy interesante. Habrá que echarle canela al menudo para a ver qué pasa. Enhorabuena por el artículo y por el blog. Me lo apunto.

    • Muchas gracias, Malatesta! Bienveni@ a este tu blog!

  3. Que diseeeee, ¿cuando dices que vas a preparar uno de esos como la foto?

    • Todavía no había dicho nada al respecto, querido Gon, pero soy persona de gustos sencillos, ya sabes, un poco de muy buen vino o muy buen jamón harían que le pusiera fecha al evento.

  4. Pa chuparse (digo “pegarse”) los dedos. Odio leer tu blog antes de comer (como0 ahora), porque despues la comida no cumple con las espectativas que tú generas. Te odio y te quiero a la vez… Un abrazo!!!!!

    • No tengo palabras, Jorge. Tendré que invitarte a menudo…antes de comer.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: